*

Avance las juanas

En su lecho de muerte, Rosaura le confiesa a su hija Juana Valentina que no es hija de quien siempre creyó. Su padre no era el difunto Gonzalo Echenique sino un hombre llamado Calixto al que conoció en una noche de luna llena, música y ron. Se enamoró de él y cuando Calixto se marchó, sólo le dejo el recuerdo de sus caricias y a Juana Valentina en el vientre. Lo único que sabía de él era que se llamaba Calixto, que era casado, que su madre se llamaba Juana, que venía de Sincelejo y tenía una mancha en forma de pescado en una nalga.